En casa del herrero…

A ver si nos centramos porque esta historia que nadie parece comprender del todo y acaecida en Tepic (Nayarit, Méjico) raya en el más profundo absurdo a la par que reúne todos los elementos para convertirse, y así fue, en un suculento culebrón para muchos medios de comunicación mejicanos. Nada menos que el caso de la psicóloga -¿o psicólogas?- asesina.

La cosa empieza con Venus María Valdez, una jovencita de 23 años, licenciada en psicología y con una maestría en psicología criminal (ojo), amante de los animales -tenía cinco gatos y un perro- y de la naturaleza pero, según dicen quienes la conocen, con bastante aversión a la higiene personal. Cosa que, dicho sea de paso y por obvios motivos, pasa por ser un manifiesto sesgo de conducta antisocial. Al otro lado de la ecuación tenemos a su madre, Aurora Ponce del Ángel, empleada en el Servicio Médico Forense (SEMEFO) de la Fiscalía General del Estado de Nayarit. Vamos, lo que se dice una persona versada en estos vericuetos oscuros de la naturaleza humana con los que se enfrentaba a diario.

Venus Maria Valdez Ponce
Venus María, la psicóloga matricida que odiaba darse un baño.

Lamentablemente, y por más que he tratado de averiguarlo, ignoro si doña Aurora era viuda, divorciada o similar, del mismo modo que no tengo ni idea de la situación sentimental de ambas mujeres por cuanto las noticias que he podido consultar se centran invariablemente en lo escabroso y probablemente menos relevante, a la par que ignoran muchos detalles accesorios que, francamente, nos vendrían muy bien para el análisis. El hecho es que alguien pensará, como es lógico, que en un hogar de clase media con tales antecedentes los más raro del mundo sería la comisión de un crimen violento, pero hete aquí que precisamente eso es lo que vino a suceder.

Lo cierto es que en diciembre de 2013 la señorita Venus -curioso nombre, por cierto- decidió poner en marcha un plan para matar a su progenitora que había pergeñado con anterioridad y del que incluso dejó constancia escrita. ¿El motivo? A decir verdad, y como suele ocurrir en estos casos, inespecífico y bastante tonto: parece que doña Aurora era una madre proteccionista y controladora empeñada en dirigir a su niña por el buen camino, actitud que despertaba en la moza toda suerte de frustraciones pues pretendía haberse ganado el derecho a “ser adulta” o por mejor decir, y traduzcamos, a hacer su santa voluntad… La expresión infantilizada y torpe de estos pensamientos habla por sí misma: “mi mamá me trataba mal”. Si luego pretendía darse a la fuga o no es cosa que tampoco ha quedado muy clara porque, como se verá a continuación, los pormenores del plan trazado por la asesina eran un completo dislate incoherente.

Con una “pequeña” ayuda de mis amigos

Hielo seco
Hielo seco… ¿Usted mataría a alguien con esto?

Tal y como ha quedado esclarecido en sede judicial, la primera idea de la psicóloga matricida y ecologista de postín consistió en dormir a la madre con una buena dosis de barbitúricos, cosa que llevo a la mujer a la cama, para luego tratar de asfixiarla con hielo seco. Como se sabe, este tipo de hielo se compone de dióxido de carbono y no deja resto alguno al sublimarse, por lo que el plan de Venus era intoxicar a la buena de doña Aurora con las emanaciones en plan, quiero pensar, cámara de gas casera… Vamos todo un crimen perfecto en plan Hitchcock -debió imaginar- que no pudo llevar a cabo a causa de un detalle “insignificante”: no encontró modo alguno de comprar este material en Tepic. No sé si porque no lo hay o porque es tonta perdida. Por lo demás, se sabe de webs que hablan de matar chinches o insectos por este medio -personalmente, no lo he probado- y quizá de ahí la vino la genial inspiración a la muchachita, pero no parece probable en opinión de los profesionales a los que he consultado que el sistema sirva para liquidar a un ser humano salvo que se consigan unas condiciones de aislamiento perfectas y mucho, mucho, mucho hielo de ese.

Este fracaso no rindió a Venus. Antes al contrario, como tiende a suceder con los criminales egocéntricos y planificadores, alimentó aún más su contumacia. El plan B consistió en volver a dormir a la madre unos días después por idéntico procedimiento -sedantes en la comida- para aplicarle descargas con uno de esos aparatos de electrochoques destinado a defensa personal. Imagino que en sus delirios homicidas, la matricida esperaba que ello provocara un paro cardíaco a doña Aurora con lo que el crimen podría pasar, a los ojos de un médico forense poco escrupuloso, por una muerte natural.

Electrochoques
Uno de los muchos modelos de aparatos de electrochoques para defensa personal que circulan por ahí.

El problema fue que la víctima, estimulada por las descargas, no falleció sino que se despertó. Se entabló entonces entre ambas una lucha desigual: Venus, joven y en plenitud de facultades frente a doña Aurora, una señora cercana a la sesentena, sedada y algo confusa por los chispazos recibidos. En este punto la situación es ya una fusión de tragedia y estrambote, como bien podrá observar el lector, pero no ha de agotar su capacidad para la sorpresa porque lo más grotesco viene justo a continuación.

Venus, ya impaciente por terminar con un trabajo que se le empieza a poner muy cuesta arriba, se arma con un cuchillo y le propina a su víctima cinco puñaladas en el pecho que le provocan un desvanecimiento, que tampoco la muerte. Acto seguido toma el teléfono y llama a una amiga, también psicóloga (agárrate), que responde al nombre de Miriam Concepción Corona Rojas, a fin de pedirle consejo en el trance. Y a la buena de Miriam en lugar de disuadir a la matricida de sus actos solo se le ocurre otra genial idea: indicar a Venus que apuñale a su progenitora en el centro del pecho con todas sus fuerzas para redondear así la faena, a lo cual la asesina, que probablemente acaba de descubrir que su plan es una chufa y que lo de matar no es tan divertido como creía, se niega en un inesperado arrebato de escrúpulos. Solución de la otra: “espera, que voy para tu casa y te echo una mano” (no sé si dijo eso textualmente, pero imaginémoslo de tal modo para ir abreviando).

En este punto la historia se torna controvertida a causa de las acusaciones y desmentidos que ambas chicas cruzaron en sede judicial -Miriam siempre dijo actuar coaccionada por Venus, lo cual es ya un clásico en esta materia-, pero según el fiscal encargado del caso, Edgar Veytia, y como consta en la sentencia, ha quedado establecido que la amiguísima intentó asfixiar a doña Aurora con una almohada a lo cual la mujer -con un afán de supervivencia rayano en lo heroico- también supo y pudo resistirse. Fue durante este forcejeo que cayó boca abajo en el suelo, momento en el que Venus, ya restablecida de sus primeras dudas, se abalanzó sobre ella para propinarle otras 27 puñaladas.

Y ahora, pues sí, liquidaron a la pobre mujer porque no hay cuerpo que resista tanto baqueteo.

Siguen las genialidades de estas dos imbéciles tituladas: para hacer desaparecer el cadáver -fijaos en lo que quedó tanto plan- lo único que se les ocurre es meter el cuerpo en el maletero del Jeep Cherokee familiar y abandonar el vehículo por ahí. Con ello, la policía solo tuvo que seguir las miguitas de pan y llamar a la puerta de las mozuelas liberadas para echarles mano. A Venus, la pena impuesta a su amiga la desconozco, le han caído 50 años de prisión.

Lo que dijeron los expertos

Explica el informe psicológico forense que Venus María es una mujer egocéntrica, interesada solo por sí misma y por sus intereses, que tiende a ignorar todo cuanto no le afecta personalmente. Se afirma que su control de impulsos es muy bajo y, como es habitual en estos casos, que muestra una marcada tendencia a la irritabilidad, los accesos de ira y las explosiones de violencia. Del mismo modo, su expresión emocional y su afectividad son deficientes, lo cual afecta de manera muy clara a sus relaciones interpersonales e impide que pueda llevar una vida social normal… Supongo que por eso le gustaban tanto los gatos y tan poco su madre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s