La leyenda de la necrófila imposible


Es cierto. He tardado mucho en volver a componer una entrada, pero tengo una excusa más que razonable para justificar la demora. Resulta que me encontré con esta historia “demasiado buena” y la he andado persiguiendo durante un par de semanas hasta que he podido hacerme una composición de lugar más o menos certera del hecho. No es oro todo lo que reluce y la verdad es menos divertida que la ficción, es cierto, pero creo que el esfuerzo realizado ha valido la pena.


La noticia me llegar por “Whattsap” y me la envían porque quienes me conocen de cerca saben bien que a causa de mis ocupaciones y singularidades los temas raros, chungos, extravagantes y fronterizos, suelen ser de mi más profundo interés. El hecho es que leo y releo el titular sin poder evitar la perplejidad: “Conoce a la mujer en Estados Unidos que quedó embarazada de un muerto“. Luego se me cuenta -cierto que sin mucho detalle- que una tal Felicity Marmaduke, de 38 años de edad, empleada de una funeraria ubicada en Lexington, Missouri, habría sido detenida por la policía en noviembre de 2010 tras quedar embarazada por mantener relaciones sexuales con el cadáver de un varón allí depositado en espera del oportuno sepelio.

Y digo perplejidad por diversas razones. La primera y fundamental de ellas es que conozco el hecho de que la necrofilia femenina completa es muy rara -por no decir que extremadamente rara- por obvios motivos anatómicos y fisiológicos que convierten la mecánica de la penetración en fenómeno harto complejo. De hecho, y hasta donde sé, la estimulación para alcanzar el orgasmo tendría que tener un componente netamente psicológico. En consecuencia, si la noticia es real estaríamos ante un caso interesantísimo y digno de un profundo estudio… Lamentablemente, hay cosas que me hacen sospechar de la veracidad de esta noticia que se fecha en abril de 2016 (nada menos que seis años después del hecho original), y que según advierto se ha convertido en un auténtico fenómeno viral (pero solo a partir de abril de 2016, ojo).

De hecho, el relato tiene ese singular aspecto de ser tan rematadamente bueno que no puede ser cierto.

Por supuesto, y junto con el hecho de que en todas partes se cuente la historia con ese estilo tan escueto y singularmente auto-conclusivo que tienen las leyendas urbanas, a la que debería añadirse una especial falta de detalles  que serían harto significativos para documentar una noticia como esta, encuentro una serie de hechos muy sospechosos:

  1. La tal Felicity es dos mujeres y no una pues, dependiendo de la web, blog o foro que uno consulte, encuentra que unos aportan la fotografía de una señora y, otros, la de otra mujer que no se le parece absolutamente nada.
  2. Cuando se busca por diversas vías el nombre “Felicity Marmaduke” no aparece ninguna información alternativa -o colateral- acerca de esta persona que no sea la relacionada con la noticia en sí.
  3. No soy capaz de encontrar en ningún directorio de la ciudad de Lexington, en el Estado de Missouri, negocio funerario presente o pasado cuyo nombre coincida con el que se aporta en las supuestas noticias: Mourning Glory Mortuory (algo así como “funeraria luto en la gloria”… ¿Es que solo yo veo la ironía intrínseca al nombrecito?).
  4. En unas noticias se dice que la tal Felicity era “empleada” en la morgue de la funeraria. Pero el empleo, dependiendo de lo que uno lea, es más bien pluriempleo pues la pobre Felicity era también “limpiadora”, “tanatopráctica”, “ayudante”, “secretaria”, “patóloga”… Vaya, como que parece mentira que con tanto trabajo aún tuviera el suficiente tiempo como para andar montándoselo con sus agradecidos clientes (supongo, ya que estamos y por seguir con la jarana, que leyendo esta noticia los Grateful Dead se habrían partido de risa).
  5. La conclusión del caso también es extrañamente variable: según unos medios, Felicity habría sido condenada a pagar una indemnización de 250.000 dólares a los familiares del difunto, pero según otros esa misma sería la cantidad que la mujer habría exigido por vía judicial a los herederos del plácido finado para el mantenimiento de su retoño.

Muchas inconsistencias y singularidades que, de inmediato, ponen en funcionamiento mi proverbial espíritu investigador, curioso y aventurero. Al tema.

felicity-1-y-2
Contéstame a una pregunta sencilla: ¿me equivoco o estas dos chicas no son la misma persona? ¿Y soy el único que se da cuenta?

Argumento “fuerza”

Con total independencia de la puerilidad inherente a gozar del escándalo inmaduro que provocan las noticias de un tono sexual más o menos subido -para que luego diga algún iletrado por ahí que Freud andaba confundido-, y que en última instancia las justifica y alienta, no es menos cierto que toda leyenda urbana que se precie necesita de un “argumento fuerza” que la mantenga funcionando con eficiencia. En este caso, y como no puede ser de otro modo, se habla de supuestos “estudios científicos” que “demostrarían” la existencia de la “erección post-mortem”, “la eyaculación post-mortem” y la posibilidad del “embarazo post-mortem”… Como es lógico, ni se dice qué estudios son esos, ni se ofrece mayor información colateral acerca de cómo encontrarlos. Con que digamos que existen, al parecer, ya vale para satisfacer el dudoso rigor del lector medio.

En realidad, deberíamos empezar por dilucidar un problema conceptual: la llamada “erección post-mortem” no existe en cuanto tal. El nombre técnico para el fenómeno del engrosamiento de los genitales masculinos no relacionado de manera directa con el deseo sexual es el de priapismo -de Príapo, divinidad relacionada con el culto a la fertilidad y a la que se representaba con una fuerte y exagerada erección-. Hasta donde se sabe, el priapismo es una erección sostenida (a veces durante horas) y dolorosa del pene en la que el tronco del órgano se mantiene duro por la entrada de sangre en los cuerpos cavernosos, entretanto el glande permanece blando en la medida que el cuerpo esponjoso no recibe el riego necesario. Habría, por lo demás,  dos tipos de priapismo que, de presentarse con habitualidad, requerirían de tratamiento médico pues podría degenerar en daños eréctiles permanentes:

  1. De alto flujo, por el que se produce un excesivo aporte de sangre arterial a los cuerpos cavernosos del pene.
  2. De bajo flujo -o venoso-, que se produce por una falla en el drenaje de la sangre alojada en los cuerpos cavernosos.

Sucede que el mecanismo de la erección normal -vinculada a la actividad sexual- es involuntario si bien se pone en funcionamiento por excitación psicofisiológica. Los músculos de la base del pene se relajan permitiendo el acceso de la sangre al mismo. La aparición del priapismo suele relacionarse con el consumo de cierto tipo de fármacos que relajan (alto flujo), o bien impiden la relajación (bajo flujo), de la musculatura de la base del pene.

priapismo
Sección transversal del pene.

El priapismo post-mortem ocurre solo en casos muy especiales y su funcionamiento no está del todo esclarecido. Parece que en aquellos casos en los que el cadáver queda en una posición en la que se favorece, por influencia de la gravedad -o livor mortis-, el paso de la sangre hacia el pene, éste podría quedar erecto, y esto es lo que comúnmente ocurre en los casos de ahorcamiento por suspensión, en los que el cuerpo queda “colgando” de suerte que la sangre invade los cuerpos cavernosos. Otra teoría plausible, pues se ha observado en pacientes vivos que sufren de priapismo, y que también podría aplicarse a los casos de ahorcamiento y/o estrangulación, tiene que ver con la presión ejercida sobre el cerebelo así como las regiones altas de la médula espinal.

En cuanto a la eyaculación en casos de priapismo post-mortem, el asunto tiene poco que ver con la estimulación sexual del cadáver -que no existe al haberse detenido la actividad nerviosa- y, según la escasa literatura existente sobre el asunto, se produciría en uno de cada tres hombres muertos por ahorcamiento y solo en el momento del espasmo cadavérico (de ahí la vieja teoría brujeril de que la mandrágora crece allá donde haya caído el semen del ahorcado). En todo caso, estamos hablando de estudios muy antiguos cuyas conclusiones no han sido debidamente contrastadas y actualizadas[1]. Es más, en muchos casos las referencias a este fenómeno son más comunes en la literatura y los relatos populares que en contribuciones propiamente científicas. Por otra parte, no parece claro que en muchos casos la calidad de esta “erección post-mortem” sea tal como para permitir la penetración y, consecuentemente, la práctica sexual por la mecánica normal. Además, es complicado encontrar estudios rigurosos que puedan establecer con rigor durante cuánto tiempo se mantendría esta erección mecánica.

priapo-casa-dei-vettii-pompeya
Representación de Príapo (Casa dei Vettii, Pompeya).

Necrofilia femenina

La necrofilia auténtica, en tanto que parafilia, ha recibido un tratamiento muy desigual y limitado en la literatura a causa de su rareza. De hecho, la mayor parte de los casos de necrofilia tratados en la literatura no serían “auténticos” por cuanto no responden a las exigencias específicas de la parafilia en sí y tienen más que ver con otras actividades que podríamos denominar “pseudonecrófilas” como, por ejemplo, la agresión sexual posterior a un asesinato. De hecho, el necrófilo genuino raramente mata y suele preferir cadáveres en descomposición –pues esta parafilia tiene elevada comorbilidad con otras como la coprofilia- o bien se lo procura por la vía de la profanación. Téngase en cuenta que la necrofilia genuina tiene un fuerte componente simbólico que toma la forma de “adoración hacia lo muerto” por lo que raramente implica un crimen previo. Por ello, el necrófilo auténtico se convierte en asiduo de funerales y entierros, así como en visitador permanente de cementerios. Por lo demás, sus actividades no necesariamente implican la penetración física y a menudo el goce se limita a acariciar los cuerpos, peinarlos o vestirlos. Se han conocido casos de individuos cuya peculiar manifestación necrófila consistía en comerse las uñas del difunto o simplemente en la mera necrofagia de aquellas partes que para él gozaran de un especial significado erótico (parcialismo)[2].

Por otro lado, ya lo anticipábamos al comienzo, la necrofilia femenina es, más que inusual, extremadamente rara. Spoerri, en 1959[3], estudió 47 casos de necrofilia que en su momento eran prácticamente la totalidad de los referenciados en la literatura mundial, encontrando que la edad de los sujetos oscilaba entre los 16 y los 57 años, siendo protagonizado por una mujer tan solo uno del total. Evidentemente, en este caso nunca se documentó la penetración por obvias razones “mecánicas”.

Cuéntame un cuento

Visto lo visto, comprenderá el lector mi interés personal por profundizar en este asunto “demasiado bueno para ser verdad”. Sobre todo cuando, a poco de meterme en harina, vengo a descubrir que en octubre de 2016 apareció una noticia equivalente a la protagonizada por la tal Felicity Marmaduke. En este caso la mujer se llamaba Jennifer Burrows y habría quedado también encinta tras mantener relaciones sexuales con un cadáver en una morgue de Kansas City, Missouri.

Y hay no pocos detalles interesantes en relación a esta segunda necrófila, de la que según se explica tendría 26 años de edad y que trabajaría como patóloga:

  1. La fotografía de la señora era exactamente la misma que una de las empleadas para identificar a Felicity Marmaduke.
  2. La noticia explicaba que la mujer había sido acusada tras alumbrar al hijo del difunto porque una prueba de ADN realizada al niño, y amparada en ciertas sospechas, habría arrojado como resultado una identificación positiva (no se entra en muchos detalles, pero la recurrencia del “fenómeno ADN” como argumento fuerza en esta clase de bulos criminales es ya un tópico… Hay que ver el daño que está haciendo el culebrón del CSI a la inventiva del personal).
  3. Se decía que la tal Burrows –cuyo su nombre en otras informaciones se cambia inexplicablemente por el de “Kristen”- habría venido manteniendo relaciones con “docenas de cadáveres” a lo largo de los años. Evidentemente, el relato rompe con el más elemental de los principios estadísticos. O eso, o en el Estado de Missouri, por algún tipo de extraña e inexplicada patología medioambiental, las mujeres son un puñado de necrófilas terribles y la mayor parte de los hombres sufre de priapismo post-mortem.
  4. La policía de Kansas City negó haber detenido jamás a nadie por los motivos argumentados en la noticia y, de hecho, sostiene no tener dato alguno que remita a suceso parecido.
  5. Es obvio que esta noticia, por las razones aducidas, no puede ser otra cosa que una revisión –o versión- de la primera, y que todos los testimonios de “expertos”, “psiquiatras” y “psicólogos”, a los que por cierto nadie conoce en parte alguna, que se aducen son mera invención.

Evidentemente, surge de inmediato la cuestión acerca del origen de este infame bulo que se ha reproducido exponencialmente y que mucha gente ha decidido creer en la medida que simplemente divertido, interesante, macabro o suficientemente disparatado como para merecer atención y público.

Persiguiendo el tema, encuentro que la primera información publicada en la que se habla de la pobre Felicity Marmaduke –con fecha 11 de noviembre de 2010- procede de la web Dead Serious News, página que se autodefine como “publicación satírica de periodicidad irregular”, y cuyos componentes, por lo que he podido ver al revisar sus perfiles imaginarios, son una verdadera panda de cachondos mentales que crean y publican noticias ficticias como mero divertimento crítico. Se trata, en suma, de una nota escueta, de aspecto claramente humorístico, en la que se resume toda la información relevante y que otras noticias posteriores simplemente “engorda” con detalles destinados a enriquecer el relato y otorgarle mayor credibilidad.

La “magia de internet”, operando con su maquinaria de brutal aplastamiento del más elemental sentido crítico y común de los navegantes –cuando no apelando a la simple y llana ignorancia-, ha hecho el resto, pues es sencillo advertir, al observar las fechas de publicación de las informaciones en torno a Marmaduke, su redacción, así como su forma de expansión, que todas ellas son meras copias unas de otras que en algún que otro caso no pasan del simple y triste corta-pega chapucero (y eso que plagiar es delito). En definitiva, el sistema de reproducción básico de la leyenda urbana.

Como es de suponer, eventos como este de la necrófila imposible nos introduce de nuevo en el debate de internet como cacareada “herramienta para la comunicación y difusión el conocimiento”, a la par que nos adentra en el peligro inherente a la terriblemente común y desvergonzada práctica del plagio de contenidos en la red… Porque el personal no solo se copia, es que encima copia sin criterio alguno, dando pábulo a la difusión y redifusión permanente de mentiras, sandeces y toda suerte de tonterías que harían sonrojarse al más aguerrido fan de Forrest Gump.

Seguiremos informando.


[1] Por ejemplo: Grube, W.W. (1897). A compendium of practical medicine for the use of students and practitioners of medicine. Toledo (OH): The Hadley Publishing Company / Gould, G.M. & Pyle, W.L. (1900). Anomalies and Curiosities of Medicine. Popular Edition. Philadelphia (PA): W.B. Saunders.

[2] Masters, R.E.L. y Lea, E. (1970). La sexualidad criminal en la historia. Barcelona: Ediciones Picazo.

[3] Cit. en López Ibor, J.J. (1968). El libro de la vida sexual. Barcelona: Ediciones Danae.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s